26 de junio de 2017

I FESTIVAL HOGUERAS DE SAN JUAN: FOTOCRÓNICA


«Más de seis horas de Rock» prometió la organización de este nuevo festival Hogueras de San Juan en la Comunidad de Madrid y cumplió, desde VerSoix hasta Rosendo y pasando por Los Zigarros y Loquillo.

Buen punto de partida de cara a futuras ediciones, aunque se cometieron algunos errores que deberían ser corregidos por parte de la promotora Emotional Events con el fin de consolidarse en la escena musical estival madrileña.

Cuestiones como el precio de las entradas —muchas personas se sintieron "estafadas" por pagar 30€ y no 20€ como quienes aprovecharon una oferta lanzada durante los últimos días—, el servicio ofrecido en las barras del recinto —no hubo lleno, pero sí hubo que esperar demasiado porque la cerveza no salía en condiciones— o el sonido sobre el escenario —en líneas generales fue aceptable o al menos desde las primeras filas, pero Rosendo pasó un mal rato e incluso se vio obligado a disculparse—. Tómese lo expuesto en estas líneas como una crítica constructiva.

La ola de calor no impidió que un buen número de rockeros y rockeras se dieran cita en la Ciudad Deportiva Príncipe Felipe de Arganda del Rey el sábado 17 de junio para disfrutar del cartel de esta primera edición del festival Hogueras de San Juan. El pistoletazo de salida a partir de las 18:00 horas corrió a cargo de VerSoix. El cuarteto madrileño, con Barricada, Marea y Extremoduro entre sus referentes, publicó su segundo disco Redención con el sello Rock Estatal Records un día antes. Un álbum que recibieron como regalo los primeros 200 asistentes al recinto y otros decidimos escuchar a la sombra desde el exterior con algo fresco en el gaznate, motivo por el que no hay fotografías de su actuación.

Los Zigarros en acción

No sé si alguien apostaba mucho por Los Zigarros cuando se lanzaron a la piscina con su homónimo debut en 2013, pero está claro que la apuesta a los hermanos Tormo después de los Perros del Boogie no les ha podido salir mejor. El Rock 'n' Roll de toda la vida, sin florituras y con estribillos pegadizos en castellano.

«No les conocía y me gustan mucho» fue uno de los comentarios más escuchados entre el público. Versionando aquel No obstante lo cual de Pappo y sus Riff arrancaron Ovidi Tormo, Álvaro Tormo, Adrián Ribes y Nacho TamaritVoy a bailar encima de ti, Hablar, hablar, hablar...,  Dispárame o Cayendo por el agujero con la armónica de Ángel Vera fueron otros temas de Los Zigarros que no faltaron y compartieron 'setlist' con los temas de su segundo y más reciente trabajo de estudio A todo que sí. Entre estos, ¿Qué demonios hago yo aquí?, Dentro de la ley, Suena Rock & Roll y Resaca convencieron igualmente en directo y seguramente llegarán a ser fijos en su repertorio. Mención especial para la segunda colaboración con la que contaron, Aurora García de Aurora & The Betrayers para dar buena cuenta del clásico River Deep - Mountain High


Aurora García dándolo todo

Loquillo y los suyos instantes antes de subir al escenario

Cara a cara
No comulgo con las giras de presentación de un disco en directo. Me convence más la idea de girar porque sí, sin excusas. Sin embargo, bienvenida sea esta gira "Salud y Rock and Roll" de Loquillo. El barcelonés se sintió muy cómodo desde el principio, a partir de las 22:00 horas, o al menos dio esa sensación, con un público que también se lo puso muy fácil coreándolo prácticamente todo y con una banda de músicos mayúsculos, con las guitarras de Josu García e Igor Paskual brillando más si cabe.

El primer momentazo no tardó en llegar, sonó a El hombre de negro y como no podía ser de otra manera tuvo una dedicatoria muy concreta: Johnny Cash. Minutos después la fiesta continuaría con El rompeolas, Memoria de jóvenes airados, Carne para Linda, La mataré El ritmo del garaje, aunque en directo siempre me quedo con la sentida y melódica Cruzando el paraíso. Entre las últimas del concierto, clásicos de la talla de Quiero un camiónRock 'n' Roll actitudFeo, fuerte y formalRock & Roll StarCadillac Solitario.

Loquillo y compañía gustándose
Rock 'n' Roll actitud
Rosendo y Rafa J. Vegas

Medianoche y quienes nos encontramos en el backstage podemos ver en la penumbra cómo afina su guitarra Rosendo Mercado. «No contéis mucho conmigo, que ya estoy muy mayor» comentó el carabanchelero un par de días antes durante la presentación de su decimosexto trabajo en solitario —con permiso de sus imprescindibles Rafa J. Vegas y Mariano Montero—  De escalde y trinchera. Algo que parece no importar a sus incondicionales, aquellos que desde primera hora han lucido con orgullo camisetas de Rosendo. Indiferencia en el sentido más positivo de la expresión. porque siempre responden a la llamada, sin necesidad de excusa, cueste lo que cueste.

En este caso, si hubo un pretexto, fue el primer concierto de una nueva gira. Al menos cuatro canciones de De escalde y trinchera cayeron: Cúrame de espantos, el adelanto Que si vengo que si voy¡Qué bufonada!Soy. Personal y sinceramente me quedé con las ganas de escuchar en directo El botillo y la pringá,  un tema que también podría funcionar bien en vivo, pero habrá más oportunidades este verano. 

Tal y como apunté, el sonido les jugó alguna que otra mala pasada a Rosendo, Rafa J. Vegas y Mariano Montero, ni siquiera entre la primeras filas podíamos escuchar voz e instrumentos en condiciones. Pudo influir en los ánimos sobre el escenario y, de hecho, tuve la sensación de que hasta Flojos de pantalón y ese solo de guitarra patrimonio de nuestro Rock, Rosendo no se vino arriba definitivamente. Clásicos como El ganador o Pan de higo volvieron a hacer las delicias de unas y otros, pero también otras composiciones más recientes como Vergüenza toreraMuela la muela. Auténticos himnos intergeneracionales como AgradecidoManeras de vivir tampoco faltaron antes de finalizar el concierto al son de Navegando a muerte.







No hay comentarios:

Publicar un comentario